Universitarios venían de fiesta, se pararon a vomitar y dos malandros, vestidos de mendigos, los encañonaron

Un grupo de cinco amigos, todos estudiantes universitarios, salieron de fiesta la noche del viernes.

Cuando regresaban hacia sus viviendas, tuvieron que detenerse en La Trinidad, justo en las adyacencias del polideportivo Rafael Vidal, pues uno de ellos se sintió mal y quería vomitar.

Iban a bordo de una camioneta Toyota Merú negra, placas AB2-60MG.

Cuando el joven se bajó de la unidad, el resto observó a dos indigentes que caminaban por la acera de enfrente.

De repente, los sujetos se acercaron y soltaron un saco con latas que llevaban.

Los jóvenes no les prestaron mucha atención, hasta que sacaron dos armas de fuego y les indicaron que abordaran la camioneta. “Nos sorprendimos cuando nos amenazaron de muerte. Estaban vestidos sucios, parecían los propios mendigos”, relató una de las víctimas.

Cuatro de los estudiantes fueron sentados en la parte trasera de la unidad, en compañía de uno de los maleantes, pues el otro estaba apuntando en la cabeza al conductor, a quien obligó tomar la vía hacia los Valles del Tuy.

“En principio me dijo que quería mi camioneta, y nos llevó hasta una zona montañosa. Luego llegamos y nos bajaron, nos tiraron al piso y nos amarraron. Allí nos dijeron que estábamos secuestrados”, contó José Moreno.

Dos de los universitarios fueron sacados del lugar para gestionar el pago con las familias. Otro logró escapar.

Al sector Caujarito de Charallave llegaron funcionarios del tercer pelotón del destacamento 57 de la Guardia Nacional, adscrita al CORE 5. Capturaron a Rafael Antonio Castro, de 40 años, quien es colombiano y nacionalizado venezolano. Están buscando al segundo implicado. EL UNIVERSAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recuerda colocar tu nombre o apodo al final del comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.